viernes, 27 de noviembre de 2009

Atardecer en el río Cubia

Atardece en el río Cubía

Joe Black..

Hace una semana me animé a ir hasta el Río Cubia, llevaba semanas sin tomar una imagen fuera de casa y a pesar de que el sol ya se estaba poniendo me decidí, pensando que podría llegar a tiempo para aprovechar las últimas luces del día.

Llegué en ese momento en el que los mirlos van menguando sus cantos y comienzan los de las lechuzas, había una luz tan tenue que casi me impedía ver la otra orilla del río, a mi izquierda, entre los árboles, acerté a ver entre las cañas y las nubes, el brillante Júpiter pero no había mucho tiempo, así que monté la cámara en el trípode y enfoqué sobre la piedra con musgo que había en el centro del río. Una fuerte ráfaga de viento caliente lo movió todo, pues estaba en un equilibro un tanto inestable y casi me tira el pesado trípode, así que colgué la mochila como contrapeso.
El viento había hecho caer muchas hojas sobre el río, con la suerte de que algunas de ellas, unas pocas cayeron sobre las rocas, ya en el límite de la luz y con dos segundos de retardo para eliminar vibraciones..oprimí el disparador.

A continuación ya prácticamente a oscuras tomé otras dos imágenes con diferentes aperturas y felicidades pensando en combinar las imágenes, pero primero tengo que aprender cómo.

Salí de allí contento, a tientas, llevaba una pequeña linterna en la mochila pero me olvidé de ella, cuando salía del bosque de ribera las nubes se movían rápido y un viento caliente me echó el otoño encima. Noté entonces a mis espaldas el ruido del río, el mismo que mientras estaba a su lado era como un murmullo de agua acariciando las piedras..

La imagen fue tomada una media hora después del ocaso, cuatro minutos después quedamos a oscuras..

Intentaré volver cuando haya una riada, éste río engaña mucho y su aparente tranquilidad se transforma en una avalancha de agua y espuma que arranca árboles..

La luz de la imagen tal vez pueda aparentar ser un poco oscura, pero créanme, es que ya no quedaba luz..

3 comentarios:

Pablo Fernandez Fernandez dijo...

Hermosa foto, Luis.
No se que tienen esas fotos del agua, incluyendo ese efecto sedoso, que me embelesan.
Un abrazo, Luis.

Ars Natura dijo...

Te ha quedado muy bien expuestala imagen, fotográfica y textualmente hablando.

Thomas dijo...

La imagen, aunque no sea un encuadre impresionante, engancha. El color que le da la luz de esa hora es precioso.
Tiene la fuerza que te empuja a querer tocar el agua, a jugar con ella, a meter las manos y ver como se escabulle entre los dedos.
saludos.