martes, 24 de agosto de 2010

Parnassius apolo - en la lista roja de especies amenazadas..

Parnassius apollo – Lista roja de especies amenazadas


Con su blanca palidez - Procol Harum..

Imágenes dedicadas a a Isabel Martinez Pérez, Secundino Ordoñez, Alfredo M. Rubio, y por supuesto a Pedro Candela y Miguel Sanjurjo, referencias en cuanto a fotografías de mariposas y conocimientos se refiere y cuyas Galerías por su interés y calidad de imagen se merecen una obligada visita y a quienes les agradezco infinitamente su invitación
Isabel Martinez Pérez..
Rubio41..
Amoriau23..
soyitus..
Miguel Jacobo Sanjurjo Franch..

------

Tras casi un año de paciente espera, una vez mas fuimos en búsqueda de mi admirada Parnassius apollo, el pasado año solo conseguimos una foto casi casual, así que de nuevo lo intentamos en la confianza de conseguir al menos verla volar.

Iniciamos el camino en la ladera sur de la Cordillera Cantábrica en dirección a Asturias, a una altura de mil seiscientos cincuenta metros vi volar una de ellas, pero la brisa la alejó, siempre ladera arriba.

Ese día tomamos imágenes a muchas otras mariposas, Melitaeas, pequeños licénidos, Erebias y presenciamos una extraordinaria explosión demográfica de Menalargias, pero el intenso calor y un sol de justicia nos hicieron retirarnos, agotados. Nuestra perra casi se bebió toda el agua..

Lo interesante vino en los días siguientes..
Una semana después, un amigo me hablaba de un lugar, un posadero, “dormidero”, donde las Parnassius se retiraban a descansar tras el ajetreo del día con las últimas luces del atardecer.

Había que ir por la tarde y a última hora, cuando el sol pierde intensidad, es entonces cuando frenan su incansable vuelo, es el momento en el que buscan una planta y se detienen hasta el día siguiente.

Ya cuando me lo estaba contando, me sonaba a cuento fantástico, como la lectura de los viajes de descubrimiento de Diderot o Bouganville, de la búsqueda del paso del Noroeste o del árbol del pan, la situación del mítico cementerio de los elefantes o las minas del Rey Salomón.

Era emocionante, hablo en serio.. que suerte conocer un lugar así, pensar que aún quedan lugares cuasi secretos.

Habría que tener en cuenta que las montañas proyectan su alargada sombra antes de que el sol se oculte, así que intentamos llegar antes de la hora para situarnos en el terreno, no es una broma llegar hasta allí..

El INM daba “para la muy lejana localidad mas cercana”, un cero por ciento de posibilidades de viento, a mi me parecía imposible pues después del calor del día y a esas alturas se forman térmicas y brisas, como así sucedió.

A pesar de la operación salida de vacaciones, el viaje fue largo pero sin incidentes ni retenciones, el único problema fue salir del coche, dichosa lumbociática..

Después de un “agradable paseo” a la espera de que las sombras se alargasen, con la perra suelta espantando mariposas, volvimos a las rocas calientes en espera de tener la suerte de ver volar a la inmensa mariposa, casi ocho centímetros de envergadura...

Aurora iba con Nora unos cien metros mas alta que yo y logró ver al primer ejemplar cuando se posaba, la perra se echó detrás de ella, seguro que por cansancio, mientras fotografiaba a la apollo, yo intentaba subir a su altura antes de que levantase el vuelo o cambiase de posición, pero no me dio tiempo, llevaba unos días con ciática y me costaba levantar la pierna, llegué allá arriba.. aunque tarde, así que consideré que lo mejor era sentarse a ver lo que se movía..

Esperé media hora que me pareció interminable, pues la luminosidad seguía bajando, y el viento subiendo, aún confiaba verlas apoyadas en flor, y cuando ya la luz era y anaranjada, cuando el sol estaba casi rozando las cumbres aparecieron dos ejemplares que ascendían entre las peñas como saliendo de entre la sombra, fue emocionante, pude oír claramente su batir de sus alas, una se la llevó el viento, a unos diez metros de mi, rocas arriba, la otra se posó sobre una escabiosa, a mi lado, estuve como un minuto inmóvil, no quería precipitarme ni moverme para que mi sombra no la inquietase, afortunadamente llevaba el objetivo adecuado.

Apoyé mi cabeza en el suelo sobre una mata de brezos que pinchaban lo suyo, luego fue el codo, la cadera, hasta que ya no quedaba nada que me quedase por "pinchar", opté por quitar la mochila y apoyarme sobre ella, el viento la sacaba constantemente de encuadre, buscaba primeros planos.

Para compensar la brisa tuve que subir el ASA, para y elevar la velocidad, el problema era levantarme para cambiar de posición, habría sido capaz de haberme echado sobre ortigas, una ocasión así tal vez no vuelva a presentarse nunca, puede que algunas de las fotografías estén un poco justas de composición por sus bordes, la focal era fija y estaba demasiado cerca, arrastrarme hacia atrás era una opción pero aquello estaba demasiado punzante, como el viento barría las hierbas había que anticiparse a su movimiento, en cierto modo previsible.

A los quince minutos la sombra de las montañas se llevó aquella luz mágica, era momento de recoger y bajar con cuidado manteniendo la verticalidad, estábamos contentos.
La lumbalgia casi no me dejó salir del coche, complicado ya fue entrar.

A veces se me escapa la risa pensando en lo curioso de las situaciones en las que nos vemos metidos y de lo que somos capaces de hacer, la cantidad de anécdotas que se esconden detrás de cada una de nuestras imágenes.

Pensaba que vería muchas Parnassius durmiendo, pero en aquella estrecha canal yo solo vi tres, ¿eran todas las que había ¿ la cosa está peor de lo que creía, el cambio climático las obliga a subir en altura, pero ya les queda poco que subir, es triste ver colonias tan escasas de ejemplares, pero nos consideramos afortunados, el pasado año solo vimos una, vamos mejorando..

En las altas cumbres de la Cordillera, en Picos de Europa, tal vez, por su difícil acceso, por lo inhóspito de la situación de sus poblaciones, puedan tener mas probabilidades de subsistencia, las del resto de la Cordillera Cantábrica, en altitud mas limitada, lo tienen mas complicado.

Ahora toca esperar un año mas para intentar verlas en cópula, nuevo desafío..

Para saber mas acerca de la Parnassius apollo pueden leer mas datos en la web de Asturnatura, en una ficha redactada por mi buen y admirado amigo José González Fernández, autor de “Mariposas diurnas de Asturias”, un libro web que contiene imágenes y sinopsis de todas y cada una de las Mariposas de éste territorio.

Parnassius apollo - Asturnatura..

Mariposas diurnas de Asturias, un libro web, un inmenso esfuerzo..
autor: José González Fernández, Oviedo, Asturias.

Parnassius apollo

Tras la cópula, los machos segregan una sustancia que se endurece con el aire y que depositan bajo el extremo del abdomen de la hembra, éste tapón corneo llamado sphargis, evita que la hembra vuelva a copular, una especie de cinturón de castidad, posteriormente la cuidadosa puesta de huevos, uno a uno, se realizará sobre de sus plantas nutricias o en sus inmediaciones.
Su cuerpo está recubierto de una fina capa de vello.

Sempervivum

La Sempervivum es una de las plantas nutricias de las Parnassius apollo, sobre las que ponen los huevos o en sus cercanías, la puesta, he leído, que la hacen delicadamente, huevo a huevo..
Es una planta preciosa.

Parnassius apollo

Las mariposas no solo necesitan la luz del sol, también agradecen el calor de las piedras, a veces captan la luz con las alas abiertas o las pliegan orientandolas al sol como una vela, incluso se inclinan para conseguir un ángulo óptimo y giran sobre si mismas para "solearse", son todo un espectáculo.

Parnassius apollo

En los últimos minutos previos al atardecer, la sombra llega, la máquina biológica se detiene, demasiado peso para moverse sin los rayos de sol, su tamaño llega casi a los ocho centímetros, el batir de sus alas es perceptible y me han dicho que por un ejemplar encontrado muerto, su cuerpo "pesa"...

Parnassius apollo

En un acercamiento a sus alas, apreciamos que parecen hechas de papel vegetal, traslúcidas y como se verá en algunas de las próxima imágenes, casi trasparentes.

Parnassius apollo - detalle de ala

La composición de sus escamas hace que sean capaces de transformar la luz del sol en energía, Heliostatos vivientes con una tecnología natural de casi doscientos millones de años de antigüedad, aunque tal vez impresione mas escrito en numeros..200.000.000 de años, casi nada..

Muy dispersa en su distribución en la Cordillera Cantábrica, se encuentra amenazada, en situación calificada de vulnerable, debido al cambio climático y a la masiva captura por coleccionistas que posteriormente las comercializan por varios medios en los que evidente tambien está incluido Internet.

Parnassius apollo

Conviene recordar:
La mariposa “Apolo” es la única especie española protegida por el Convenio CITES.
La CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) es un acuerdo internacional concertado entre los gobiernos . Tiene por finalidad velar por que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituye una amenaza para su supervivencia.

Y.. un año mas vuelvo a avisar, tengo las Mariposas contadas, así que ojo !

GRACIAS por haber llegado hasta aquí, si habeis leido todo ésto, soy unos Santos !

Todas las imágenes fueron realizadas con Mariposas en libertad, sin manipulación alguna del medio.



MAS ESPECIES EN PELIGRO POR PERDIDA DE SUS HABITATS, LISTADOS DE LA UNIÓN INTERNACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA -- Extraer los PDF pulsando sobre "Related Downloads"- lo distribuyen en tres listados..

3 comentarios:

saltapraos dijo...

En cuanto vi tus comentarios en asturgeografic vine corriendo para acá, segura de que habías colgado algo. Y vualá, menuda ristra de Apollos. Este año sólo vi dos, en Somiedo, uno muerto del todo y otro que lo parecía (luego resucitó y se fue volando alegremente)
Y no te hagas de rogar tanto, que seguro que tienes fotos "pa aburrir"

Marisa dijo...

Encontré este blog hace tiempo, y me encandiló tu manera de escribir. Consiges meter al lector dentro del paisaje…
¡Con tanta belleza que tenemos en nuestra Asturias!

Leodegundia dijo...

Mereció la pena esperar tus publicaciones, magnífico el texto con el que tanto se aprende y fantásticas las fotografías, está claro que fotografiar mariposas es cuestión sobre todo de paciencia y por lo que veo tú la tienes.
Te felicito por todo ello.
Buen día